O faiado: Espazos

De aquela nomearona Conde Vallellano

Deberia estar prohibido que as ruas ou obras de calquer tipo levaran o nome da clase politica. Non hay nada que agradecer, estan para eso, para traballar na millora dos pobos. Da verdadeira vergoña ver as placas que abundan co nome de alguns que boa prisa se deron para “condecorarse”

Ahi temos a rua que sigue a chamarse Conde Vallellano, un franquista que o seu nome ten o visto bó non so de Alberto Varela, tamen de todos os que o apoian e permiten este tipo de feitos.

José de Faxilde

Era moi nova, casi unha nena cando coñecin a José, foi no contexto da politica, os dous militabamos na mesma organizacion. José Perez, o ferreiro de Faxilde, un home bó, entregado as causas normais da vida. José era un enamorado da liberdade que supoñia a chegada da democracia, un esperanzado de aquela nova situacion.

No dia de hoxe estaria de cumpreanos, lembramolo, levantamos unha copa e celebramos os momentos que pasamos xuntos.

11 de Xullo do 2024, xoves

Subidas no BARRIO DA PROSPERIDAD, A VILAGARCIA DE ONTE,TASCAS E CENTROS DE TRABALLO é A ALAMEDA A MARIÑA.

En portada a rua da Marina.

Bos dias, imos estar tranquilos, o clima non e moi normal, pero no ano 1907, no mes de Xullo, caeu unha fina nevada en Vilagarcia.

Son cousas que pasan, teremos calor e vran.

Bos dias.

A continuación de la casa de la galería, y en la que vivió Cuki Fandiño, esta un callejón, que aún existe, en el cual estaban instaladas Hueverias Gallegas, propiedad de la familia González, de cuyo negocio ya se han hecho numerosos comentarios, pero no había ninguna foto en la que se viese tan bien el edificio.
Ahora con las correspondientes reservas, entre la casa de la galería, y el primer edificio de la derecha (Calicó), había un edificio retranqueado, que según tengo oído, en tiempos de visita de la Escuadra de su Graciosa Majestad ,la Reina Victoria Eugenia por supuesto,en el que estaba ubicado un negocio dedicado a la actividad mas antigua del mundo, en el que los marinos, y también los locales y vecinos de la Ría podían relajarse y descargar sus fuerzas psico-erótico-motrices sin peligro para los habitantes de la Villa.
Opino que mejor ubicado, no podía estar, nada mas terminar el muelle de hierro.
¿Alguien que pueda confirmarlo? De oídas, lógicamente.
Comentario por luis (12-04-2010 00:05)
La casa retranqueada que menciona Luis estaba entre la casa donde estaba Calicó y vivia Antonio Barca y la casa donde vivió Cuqui Fandiño en cuyo bajo estuvo la ferretería que creo que era Silva y Sobrino.
En la citada casa retranqueada vivia la abuela de los Galindo (Mª Eugenia, etc.) No recuerdo el “negocio” que cita Luis
Comentario por Paco Salgado (14-04-2010 00:21)

Alameda distinta

 

Era pequeña a los ojos de hoy pero cuando era niño me parecía enorme.

La niñas jugaban hacia la zona de Calicó y los chavales jugábamos al futbol en la zona del palco de la música. Las porterias eran dos árboles de cada lado y la longitud del campo era el ancho de la alameda.

El riesgo principal era “el torero” que a veces esperaba escondido a que la pelota escapara hacia la zona de Lago y Lago. Si no llegábamos a tiempo la atrapaba, la cortaba con una navaja y tiraba los restos al mar.

Cuando era la época de patinar, la pista era: alameda, Valentín Viqueira y Baldosa también con gran “cabreo” por parte del mismo guardia. No recuerdo que patinando nos hubiera pillado a alguno aunque a veces tuvimos que escapar por Conde de Vallellano.

Comentario por Paco Salgado (20-04-2010 23:44)

Como dice Paco, cuando éramos niños la Alameda nos parecía enorme. Del mismo modo, los bancos de piedra con respaldo de hierro fundido nos parecían muy altos; y los árboles, sobre todo cuando tenían abundantes hojas, se nos antojaban gigantescos; y las farolas, altísimas. Todo es cuestión de edad y estatura. Luego, los años van pasando y uno crece; sin embargo, la Alameda, los bancos, los árboles y las farolas, siguen teniendo las mismas dimensiones. Y así, tal vez un poco decepcionados, ya nada nos parece tan grande como antes; y, sin darnos cuenta, vamos observando que las cosas tienen su justa medida y, en cierto modo, para nosotros han perdido aquel interés de lo inalcanzable.

 

En nuestra Alameda, entre los múltiples juegos que practicábamos, solíamos hacer carreras. Partíamos del extremo sur (contiguo a la calle Valentín Viqueira), y terminábamos en la fachada del comercio de efectos navales ?Casa Calicó?, que era la meta. La salida, como era preceptivo, se iniciaba al terminar de contar: uno, dos, tres. Y allá íbamos, corriendo a toda la velocidad que nos permitían nuestras fuerzas -con las limitaciones propias de la edad-, sorteando a las personas que paseaban tranquilamente, y que nos reprendían cuando pasábamos muy cerca o tropezábamos con ellas; y, también -esto era lo más peligroso-, esquivando las farolas que se interponían en nuestra desaforada carrera.

 

Llegábamos a la meta ?Calicó? como podíamos. El primero que tocaba la pared era el vencedor absoluto. Pero, a veces, alguno de nosotros no llegaba. En la frenética carrera, al tratar de esquivar a algún paseante, te encontrabas de frente con una de aquellas farolas y ¡Zas! Un tremendo golpe en la frente y salías rebotado, cayendo al suelo. Herido, más en la dignidad que en la frente, te levantabas con arrogancia, pero desorientado; y, sacando fuerzas de flaqueza, reanudabas la carrera, pero en sentido contrario? Al poco rato, porque la naturaleza infantil es así, ya no andabas a la deriva. Estabas totalmente recuperado.

 

Llegabas a tu casa, acalorado, encendido? Y con un tremendo chichón en medio de la frente. Reprimenda impresionante de tus padres o abuelos, acompañada de media docena de azotes en las posaderas, compresas de agua fresquita sobre la frente y, tal vez, algún ungüento mágico antiinflamatorio. Al día siguiente: ¡A ver lo que haces?! ¡Ten mucho cuidado?! ¡No corras como un loco?! Y, de nuevo, a jugar en la Alameda.

Comentario por Roberto Núñez Porto (23-04-2010 22:17)

 

Balneario na praia da Concha

El ?Balneario de La Concha de Arosa?, también llamado ?Balneario de la Purísima Concepción?, donde había baile los domingos, se inauguró en 1883; fue propietaria del mismo la Asociación ?Sociedad Gallega?, de la que eran socios mayoritarios los hermanos y vecinos de Caldas de Reyes don José y don Laureano Salgado Rodríguez, este último abogado y partícipe en grandes proyectos empresariales como el ferrocarril de Carril a Pontevedra, el Balneario de Coya, en Vigo, o la fábrica de azúcar de remolacha de la que era propietario en Caldas de Reyes.
Entre los años 1884 y 1886, don Manuel Villanueva Abades, don José Salgado Rodríguez, doña Socorro Pumariño y don Ramón Mantilla Gutiérrez, habían promovido cuatro proyectos para construir, en Villagarcía, ?un balneario o casa de baños de mar? pues, esta ciudad, aunque se encontraba emplazada en un lugar privilegiado para el veraneo, a donde acudían anualmente, en la época estival, gran cantidad de personas a disfrutar de sus maravillosa playas, no contaba con los servicios necesarios para atender debidamente a tantos veraneantes.
Uno de estos promotores, don Ramón Mantilla Gutiérrez, deseaba situar la edificación de este balneario en el mismo lugar donde tenía su fonda, en el denominado ?Barrio de la Arena?, cerca de la estación ferroviaria, pero este proyecto se encontró con la oposición de los vecinos de esta zona quienes, por contar con servidumbre del mar, presentaron las correspondientes alegaciones.
Los proyectos presentados por doña Socorro Pumariño y don Manuel Villanueva también se encontraron con la oposición de los vecinos don José García Reboredo, don Romualdo Iglesias y Flores y don Francisco Deza y López, quienes alegaron que era ?la única playa que queda libre en la demarcación de Villagarcía?, argumento que también presentaron las autoridades de marina, alegando que aquél único trozo de playa que quedaba libre en el pueblo prestaba grandes servicios a las embarcaciones menores, puesto que Villagarcía carecía de muelle y de embarcaderos y en aquel lugar era el fondo más profundo durante la bajamar.
El día 6 de Febrero de 1886, don José Salgado, había presentado una instancia ante la Comisión Administrativa de la Junta del Puerto, solicitando la concesión de terrenos en el punto de la zona marítimo-terrestre de la Playa de Villagarcía denominado ?Entre-ríos?, que contaba con una longitud aproximada de 90 metros, situado entre el barranco de Pereira y el río de Mulatas; según consta en acta de fecha 25-08-1886, la solicitud fue aprobada, publicándose en la ?Gaceta? del día 17-12-1886 la Real Orden del día 17, en virtud de la cual se hacía la concesión definitiva, dando al solicitante un plazo de tres meses para el replanteo y doce para la ejecución de las obras.
Cumpliendo lo dispuesto, el 21-03-1887 se efectuó el replanteo, según consta en acta de fecha de 1º de Junio, aunque por R. O. del 23 de Mayo de 1887 fue concedida una prórroga hasta el 4 de Junio de 1888 para la finalización de la obra, devolviendo la fianza que había sido depositada con fecha 03-02-1887, por un importe de 450 pts.
Parece ser que la autorización definitiva de la concesión fue anulada, posiblemente debido a que no se ajustaba al primer proyecto. Con fecha 10-04-1890 fue aprobada una edificación de madera sobre pilotes.
Ocupaba una superficie de 2.652 metros cuadrados, 189 de los cuales correspondían al salón de baile. Con proyecto de don Jenaro de la Fuente y Domínguez, era de estilo chinesco, construido en madera gruesa sobre pilotes encima del mar, en la Playa de la Concha, estaba dividido en tres partes y se accedía al mismo por la central, que estaba unida a la calle por una pasarela de cemento y de madera levantada sobre una estructura metálica; estaba cubierto con un tejado formado por planchas de cinc.
A los lados se encontraban los baños, cuya agua se calentaba en una sala de máquinas con una máquina de vapor de 6 caballos de potencia, ya que, en sus primeros tiempos, se dedicó a dar baños calientes, a los cuales asistían numerosas gentes, conocidas por el pueblo con el nombre de ?mantidas?.
En el lado Sur estaba la maquinaria y, próxima a la caldera, había máquina construida en los talleres de ?Fundiciones Alemparte?, de Carril, que movía una dinamo de Halpin, cerrada en una caja de madera, para suministrar energía eléctrica a los numerosos focos del edificio.
Debido a las numerosas personas que acudían a tomar los baños en el Balneario, en el año 1894 se autorizó al propietario la construcción de dos pabellones más que no figuraban en la solicitud original.
Después de los baños, comenzó a funcionar como hotel, que disponía de 60 habitaciones, dotada cada una de su jofaina de válvula, un espejo y colgadores. En el ala izquierda se encontraba un espacioso restaurante, con mesas de mármol, y a su lado, una cocina dotada de todos los utensilios necesarios; al frente de ambos estaba doña Victoria Méndez Grao.
Contaba además con salas de juego, que estaban dotadas de un juego de los caballitos, el Jeu de Leotard, un billar romano y una artística rueda.
Al centro del edificio se encontraba, entre la entrada y la parte posterior, un elegante salón de forma hexagonal, muy bien amueblado con divanes y cortinas en las vidrieras y un piano; estaba dotado de un arco voltaico que producía energía para las diez luces eléctricas existentes aunque lo podría hacer para 500 bujías más. Posteriormente, fue dedicado a bailes, que, por lo general, duraban desde las cinco de la tarde hasta las diez de la noche. Contaba con una gran concurrencia de jóvenes pertenecientes al sexo masculino, pertenecientes a muy diversas clases sociales, aunque que lo que más abundaba eran las empleadas del hogar. Un acto importante lo constituía la elección anual de la Reina del baile.
El día de su inauguración el Rvdo. Sr. D. José María Hervilla, ?revestido con alba y estola, se dirigió a un altar elegante, que se había colocado a la entrada, y donde se veía una imagen de la Purísima Concepción, nombre que lleva el Balneario de Arosa…?.
Una vez bendecidos todos los sesenta convidados se sentaron a una mesa que había en el salón, donde fueron invitados a una comida servida por la Fonda ?Suiza? de Santiago de Compostela.
El 17 de Julio de 1907 y siguientes, se anuncian en ?Galicia Nueva? los baños: GRAN BALNEARO DE LA CONCHA DE AROSA en VILLAGARCÍA
Bajo la dirección facultativa del Dr. R. Carús Falcón
Baños de todas clases: de mar, en playa; de agua salada o dulce; sulfurosos, alcalinos, de algas, de La Toja, etc., etc., administradas en pilas de mármol inmejorables, a todas temperaturas; diversas formas balneoterápicas y en las más escrupulosas condiciones higiénicas, garantizadas por la Dirección facultativa. Duchas.
Además, dispone este establecimiento de habitaciones confortables para familia y huéspedes aislados, con un buen servicio de restaurant, comidas a la carta y a todas horas. Excelente cocina dirigida por uno de los mejores cocineros de la Real Casa.
Instalación adecuada para bacantes de todas proporciones, a cuyos efectos dispone de extensos comedores, amplios salones de fiestas y galerías con magníficas vistas a la espléndida Ría de Arosa.
A fin de satisfacer en el trato, en el buen servicio y economía, las exigencias de exquisitez, no reparará en medios el empresario de este balneario Juan González Martínez.
Todos los veranos volvían a entrar en servicio; en la edición de ?Galicia Nueva? correspondiente al domingo, día 24 de Junio de 1917, se anuncia el comienzo de la temporada de verano: BAÑOS: El día 13 de Julio se abrirá el Balneario de la Viuda de Agustín Padín. Prosperidad ? 12. Y en la del 13 de Julio, se repite el anuncio: BAÑOS: Fríos, templados, dulce, salada y de algas. Limpieza esmerada. ?VIUDA DE PADÍN?. Prosperidad – 12
En el año 1918 será objeto de grandes reformas, según se comunica en la edición de ?Galicia Nueva? el 25 de Junio de este año: La ?Concha de Arosa?. Este amplio y magnífico establecimiento acaba de sufrir importantísimas reformas que lo dejarán a la altura de los primeros de la Región y podrá prestar servicios desde principios del entrante mes de Julio, que se comenzarán a dar baños fríos y calientes, de pila y de playa.
Sus actuales arrendatarios, los señores Buille y Briones, sin omitir gasto ni sacrificio se proponen que en ?La Concha de Arosa? no encuentren deficiencias los bañistas.
Se han remozado los pisos, comedor y demás dependencias, por lo que puede decirse que este gran establecimiento sufrió una completa transformación y vuelve a ser el punto de cita y reunión de la colonia veraniega.
De momento se instalará un servicio de cocina para servir desayuno y meriendas, pudiendo asegurar que dicho servicio tendrá que ser ampliado muy en breve plazo.
Es de congratularse que el famoso balneario vuelva a prestar el servicio para que fue construido, toda vez que los éxitos de la incomparable playa villagarciana marchan parejos con los de su primer establecimiento balneoterápico.
Pasados los años, los hermanos Rodríguez, ?Pantera de Arosa 1º? y ?Pantera de Arosa 2º?, convirtieron este salón en gimnasio dedicado al boxeo, que contaba con una numerosa clientela entre los jóvenes de la zona.
El 17 de Noviembre de 1952 Mª Teresa Briones, en su nombre y en representación de sus hermanas Mª del Carmen y Mª de la Encarnación solicitó la transferencia a su favor aunque, debido al estado ruinoso en que se encontraba la edificación se va demorando el expediente; el 21 de Agosto de 1956, Mª Teresa presenta un escrito ante la Autoridad Portuaria manifestando que, por no ofrecer garantías de seguridad, se demolió la casi totalidad del Balneario con la intención de solicitar nuevamente la reedificación. El Balneario de La Concha de Arosa desapareció definitivamente el 28 de Febrero del año 1957 al haber sido cancelada la concesión por el Ingeniero Jefe de Obras Públicas; el Director General de Puertos no la renovó, debido al estado de abandono en que se encontraba que ?produce en una población veraniega como Villagarcía un deplorable aspecto?.

Comentario por Daniel Garrido Castromán (18-08-2009 23:39)

Don Laureano Salgado de cuya estatua pude conocer era primo de mi bis abuela y mi madre me contaba que mi abuela (su madre) pasaba las vacaciones en Villagarcia. Vivo en Argentina y soy escritora, le pido me permita tomar algo de su escrito
gracias y para lo que guste mandar
Comentario por marcela (26-11-2012 07:46)

Laureano Salgado Rodriguez, importante empresario gallego,analizada su biografía, en el libro EMPRESARIOS DE GALICIA-Volumen 2 de la Fundación Caixa de Galicia.
Y José Salgado Rodriguez miembro cofundador de la Academia Gallega de las Letras(ver en Boletín de la RAG del año 1915 el escrito que le dedica MANUEL MURGUIA)(estoy interesado en contactar con Marcela-comentario 4, solicito se le envíe mi e:mail, si es posible)
Comentario por LUIS SALGADO (20-11-2013 10:59)

As ruinas do vello Balneario

Sin duda alguna, este edificio pertenecia al Balneario.
Por lo que puedo ver en otras fotos, y también por mis lejanos recuerdos,tenia cuatro accesos por medio de unos pasillos de madera que volaban entre el muro proximo a la carretera y el edificio.
Comentario por luis (29-01-2010 14:43)
Esta foto tiene que pertenecer a los últimos años de la vida del Balneario de la Concha, produce una gran tristeza el ver lo reducido y ruinoso en que se había quedado, no llegué a conocerlo aunque siempre oí hablar maravillas de él. Visitando las fotografías de este blog ?O Balneario da Concha? en A Vilagarcía de onte [7], ?Primeiro Balneario? en A Vilagarcía de onte [8] y leyendo el esplendido y documentado comentario que Daniel Garrido Castromán hace en ?Enriba da praia? de la página A Vilagarcia de onte [5] podemos darnos cuenta del esplendor y suntuosidad de que disfrutó nuestro añorado Balneario da Concha.
Comentario por Eugenio López de Silanes López (01-02-2010 13:01)
El Balneario a traves de los años ha ido cayendo de forma paulatina en la autodestrucción, inevitablemente el deterioro que el tiempo y los años provocan en estas casas tan emblematicas es arroyador.La pena fué no haber hecho en su momento un ejercicio de intenciones para conservar algo tan significativo como fué este edificio donde en los años dorados de nuestra ciudad se proclamó como uno de los testigos mas importantes de los acontecimientos que vivieron nuestros antepasados.El antiguo Barrio de la Prosperidad si por algo destacó en su fisonomia fué sin duda por su presencia y lamentablemente ,como muchos otros, ha terminado como una página arrancada de este libro mermado de los recuerdos que debieramos haber conservado.
Una sobrina de Segunda, la dueña del balneario estaba casada con Valentin Briones alcalde de Vilagarcia en el año 1936, de hecho Valentin fué durante algunos años el administrador de la propiedad.
Se utilizaba tambien como vivienda pues era la residencia del Sr Lopez,guardés y abuelo de Joaquin Gago ex alcalde de Vilagarcia.
Su imagen en la foto, es el triste resquicio que queda de lo que en su día llego a ser punto de encuentro de innumerables personas venidas desde muchos puntos de España.
Comentario por Juan Carlos Porto (05-02-2010 10:16)
Aunque no recuerdo el balneario entero, sí que recuerdo las últimas partes y creo que Alejandro Granja y su mujer Teresita Briones vivieron allí durante algún tiempo. Una anécdota., Ya al final, cuando estaba en ruínas y quedaban sólo algunas de las columnas de cemento que lo sostenían y parte del piso de madera, un día los del Ramal cogimos “prisionero” a un madrileño y no recuerdo por qué, no se nos ocurrió mejor cosa que colgarlo por los pies de alguna de las maderas del piso, quedando el pobre cabeza abajo…por una cosa u otra, nos despistamos un poco y lo tuvimos así un buen rato…acordándonos después de que el pobre chaval aún estaba allí colgado….cuando fuimos a descolgarlo, estaba completamente morado y apenas se tenía de pié….¡¡ llevamos un susto de muerte !! y luego nos dedicamos a hacerle la pelota para que no dijese nada a sus padres, por las consecuencias que podría habernos acarreado a cada uno en su casa….bueno, al final salió indemne de la “tortura” y creo recordar que acabó siendo amigo nuestro….debíó ser por lo del “síndrome de Estocolmo”, porque si no….
Comentario por Julio (28-02-2010 22:48)
8 Y detrás de esos restos del Balneario Concha de Arosa desembocaba un riachuelo de Las Mulatas. En él vaciaban los serrines del suelo de la taberna de Campos, que estaba al otro lado de la carretera, y, a veces, ¡milagro!,se encontraba alguna que otra peseta rubia.
¡que ilusión!
Comentario por Daniel Garrido Castromán (06-03-2010 21:57)

Ano 1960

La foto es del año 1960 o 1961, años en los que el Cabo Razo estuvo desguazandose en el Ramal. Además, la “T” del Muelle tenía ya toda su silueta actual pero estaba sin asfaltar y terminar, lo que se llevó a cabo en 1965.
Comentario por javier bouzada (26-12-2009 20:31)
Viendo esta foto se hace uno una idea muy buena de la enorme extensión que se rellenó
Comentario por Paco Salgado (28-01-2010 20:32)

Finou Pepin

Orixinario de Leon, chegou a Vilagarcia da man do seu tio Agustin Gutierrez, co paso do tempo Pepe, creou o bar La Farola Roja, con un bó ambiente os domingos pola tarde a finais dos setenta, inesquencibles os bocatas de cecina.

Despedimos a Pepe, que na sua maleta de ultima viaxe, alcanze a levar o agradecemento de moitos de nosoutros.

A sua familia o noso sentido pesame.